Áreas temáticas

La Primera Edición del Foro Urbano de España, a realizarse a mediados de 2021, abordará la temática “Ciudades y territorios en la recuperación social y económica”.

Los diálogos de alto nivel de la Primera Edición del Foro centrarán la atención en cuatro áreas de acción prioritarias identificadas, así como en otros aspectos clave -en consonancia con la Nueva Agenda Urbana, la Agenda Urbana Europea y la Agenda Urbana Española- en la forma en que las ciudades, comunidades y territorios se están repensando y reinventando en el contexto de emergencia sanitaria.

1

Transición Ecológica
y Modelo de Ciudad

2

Ciudad
y Salud

3

Equidad y
Cohesión Social

4

Transición  Digital
e Innovación

1. Transición Ecológica y Modelo de Ciudad

Se debatirá sobre la dimensión urbana en la acción climática, presentando políticas, estrategias y herramientas relevantes, además de brindar espacio para discutir sobre la mejor manera de ampliar la acción climática urbana.

2. Ciudad y Salud

Se centrará en cómo las ciudades y los territorios, así como las políticas definidas para su desarrollo, pueden ayudar a mejorar la calidad de vida, así como preservar y mejorar la salud de sus habitantes, desde una perspectiva multifactorial e integral.

3. Equidad y Cohesión Social

Se discutirá sobre cómo las ciudades y territorios pueden actuar como elementos de cambio y son capaces de reducir las desigualdades y actuar como motor para lograr el desarrollo sostenible, y de qué manera la Agenda Urbana Española y los Planes de Acción locales derivados pueden contribuir a ello.

4. Transición digital e innovación

Se abordará el debate sobre cómo la transición digital y la innovación pueden ayudar a lograr la transformación hacia ciudades y pueblos más sostenibles, inclusivos y resilientes.

Un poco de contexto

Nunca en la historia de la humanidad las ciudades habían tenido el protagonismo que tienen hoy. Para el año 2050, dos tercios de la población mundial será urbana. En España este porcentaje ya se ha alcanzado y de los más de 47 millones de habitantes que existen en 2020, más del 80% se concentra en áreas urbanas, que suponen una pequeña parte del territorio, situándose entre los países con un mayor porcentaje de población urbana de toda la Unión Europea (UE).

En 2015, bajo los auspicios de las Naciones Unidas, los Estados Miembros adoptaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que incluye, entre otros, el Objetivo de Desarrollo Sostenible 11 “hacer que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”, y la Nueva Agenda Urbana, adoptada por los estados miembros en la Conferencia Habitat III en Quito, Ecuador (2016), reafirman una noción positiva de las ciudades, demostrando que, si se planifica y gestiona bien, la urbanización puede ser una fuerza transformadora para la prosperidad y el bienestar inclusivos, al tiempo que protege el medio ambiente y aborda el cambio climático.

En el contexto español el debate sobre el rol de las ciudades en la sostenibilidad adquiere un fuerte impulso a partir de la aprobación del Plan de Acción para la implementación de la Agenda 2030, acordado por el Gobierno de España en julio de 2018, que incluye como una de sus políticas palanca la Agenda Urbana Española (AUE). Esta Agenda, finalmente aprobada en noviembre de 2019, constituye un documento estratégico, sin carácter normativo, que desde una perspectiva propositiva sienta las bases para adaptar los pueblos, las ciudades y los territorios españoles a los retos actuales y futuros que confrontan.

No obstante, en los últimos meses, la emergencia sanitaria surgida a raíz de la pandemia generada por el COVID-19, ha venido condicionando en gran medida las políticas y prioridades de los gobiernos a todos los niveles, al sector privado y al conjunto de la sociedad. Mientras las administraciones han focalizado los esfuerzos en mantener los servicios básicos, incluso en reforzarlos, el impacto de la pandemia está afectando de diferente manera a distintos sectores económicos y sociales, particularmente a las personas y grupos sociales más vulnerables, así como al comercio de proximidad y la pequeña empresa. La pandemia y sus consecuencias económicas y sociales no han hecho otra cosa que magnificar los desequilibrios, la desigualdad y la vulnerabilidad que en mayor o menor grado se manifiestan en los territorios y las ciudades.

Si bien la atención de la emergencia, como era de esperar, ha relegado a un segundo plano a las Agendas y marcos globales, las políticas planes y programas que de forma inminente se comenzarán a implementar en los próximos meses constituyen una oportunidad única para avanzar hacia un modelo de desarrollo más sostenible, crucial para el futuro de nuestra sociedad. El desafío de alcanzar ciudades y sociedades más resilientes, capaces de enfrentar los retos ya conocidos, como el Cambio Climático o los nuevos retos que nos esperan – como la pandemia –, dependerán en gran medida de la forma en que se diseñe, planifique y gestione el proceso de recuperación.

En ese sentido, las Agendas globales, y en el caso español, la Agenda Urbana Española, están llamados a cumplir un rol fundamental, estructurando las hojas de ruta de los gobiernos y las sociedades en el proceso de recuperación de los próximos años. No se trata de elegir entre responder a la COVID-19 y lograr los ODS. Se trata de asegurar que la recuperación se ancle en la Agenda 2030 y en la Nueva Agenda Urbana. Se trata de que las medidas que garanticen la recuperación sanitaria y socioeconómica sean pilares también de la lucha contra la pobreza y el cambio climático.